martes, 26 de octubre de 2010

Marruecos entierra en secreto al joven muerto en el Aaiún para impedir el recrudecimiento de la tensión

Una organización denuncia que varios saharauis resultaron heridos ayer por policías marroquíes.- Una aerolínea marroquí impide a siete periodistas de medios españoles viajar a El Aaiún

Nayem el Gareh, el chaval muerto el domingo en las afueras de El Aaiún, fue enterrado el lunes por la noche, casi a escondidas, para evitar que el sepelio se convirtiera en una manifestación de protesta contra la actuación de las fuerzas de seguridad.
El Gareh, de 14 años, cayó abatido por los disparos de la Gendarmería o del Ejército marroquí cuando el todoterreno en el que viajaba se saltó un control a las puertas del campamento de Agdaym Izik, a 13 kilómetros de El Aaiún, la capital del Sáhara. Otros tres ocupantes del vehículo resultaron heridos de bala, uno de ellos hermano del difunto.

La versión oficial marroquí del incidente, proporcionada el lunes por el portavoz del Gobierno, Khalid Naciri, señala que desde el automóvil se abrió fuego contra las fuerzas del orden y que estas respondieron en legítima defensa. Se recalca que no hay relación entre los pasajeros de ese y de otro vehículo que les acompañaba y los miles de saharauis acampados en Agdaym Izik que reivindican mejoras sociales.

El Frente Polisario, que intenta capitalizar el movimiento de protesta, y fuentes cercanas a la familia del chaval muerto han dado versiones parecidas del entierro. Agentes de paisano pidieron al padre de Nayem que les acompañara fuera de su domicilio y le condujeron hasta el cementerio donde su hijo fue inhumado no muy lejos de la tumba de Hamdi Lembarki, otro saharaui muerto en El Aaiún en 2007 a causa de la actuación de dos policías que fueron condenados. A la breve ceremonia asistieron también un tío y un primo y varios policías.

"Cuando regresó a casa el padre temblaba y apenas logró balbucear: lo hemos enterrado", asegura un lejano pariente que prefiere que su nombre no sea dado a conocer. "A la familia las autoridades le ofrecieron una compensación económica de unos 50.000 dirhams (4.500 euros) en metálico si mantenía un perfil bajo tras el fallecimiento de su hijo", añade.

El relato del padre provocó llantas y gritos de dolor por parte de los familiares congregados en la casa, empezando por la madre, que lamentaban no haber podido velar el cuerpo de su hijo ni ver su rostro por última vez.

"Actitud coercitiva"

Por otra parte, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha condenado hoy la "actitud coercitiva" de Marruecos con los informadores extranjeros. Ayer, la aerolínea de bandera marroquí Royal Air Maroc (RAM) ha impedido a siete periodistas de cinco medios españoles embarcar en el vuelo a El Aaiún (Sáhara Occidental) para el que habían comprado billetes con objeto de cubrir la muerte por disparos de la policía del menor saharaui. La RAM ha anulado sin ofrecer explicación alguna los billetes de seis periodistas para el vuelo AT0483 entre Casablanca y El Aaiún y ha impedido a otro, cuyo billete no había sido anulado, embarcar en el avión.

Los corresponsales acreditados en Rabat de TVE y TV3, del periódico El Mundo y de la agencia Efe se han encontrado al llegar al aeropuerto de Casablanca con que sus billetes habían sido anulados a media tarde y con que la aerolínea no les ofrecía la posibilidad de volar a El Aaiún hasta el próximo viernes. Al reclamar en la oficina de la RAM en el aeródromo, solo se les ha informado de que "alguien había anulado las reservas", sin dar ningún detalle al respecto.

Mientras, el corresponsal de la cadena SER, cuyo billete no había sido anulado, pudo acceder a la sala de embarque, donde, según ha relatado este, las fuerzas de seguridad le retiraron la tarjeta de embarque y el personal de la RAM le ha impedido acceder al avión sin ella.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger